lactantes.es.

lactantes.es.

Protege a la mamá de enfermedades cardiovasculares

Protege a la mamá de enfermedades cardiovasculares

Introducción

La lactancia materna es fundamental para la salud tanto del bebé como de la madre. Sabemos que la leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo del recién nacido, pero también tiene beneficios para la salud cardiovascular de la madre. En este artículo vamos a hablar de la importancia de proteger a la mamá de enfermedades cardiovasculares a través de la lactancia materna.

¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?

Antes de entrar en materia, es importante entender en qué consisten las enfermedades cardiovasculares. Básicamente, se trata de un conjunto de trastornos que afectan al corazón y los vasos sanguíneos. Son el resultado de factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes, el tabaquismo, el colesterol alto, el sobrepeso y la obesidad, entre otros. Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

La lactancia materna y las enfermedades cardiovasculares

La lactancia materna no solo tiene beneficios para el bebé, sino también para la madre. Uno de ellos es que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Estudios han demostrado que las mujeres que amamantan tienen un menor riesgo de padecer hipertensión, enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular. Además, cuanto más tiempo amamante una mujer, mayores serán los beneficios para su salud cardiovascular.

¿Cómo funciona?

La lactancia materna ayuda a proteger el corazón y los vasos sanguíneos de la madre de varias maneras. En primer lugar, reduce la acumulación de grasa en el cuerpo. Durante el embarazo, el cuerpo almacena grasa para tener reservas energéticas para la lactancia. Al amamantar, la madre utiliza esas reservas para producir leche y, por lo tanto, reduce su masa grasa.

En segundo lugar, la lactancia materna reduce los niveles de colesterol total y colesterol LDL (el llamado colesterol malo) en la sangre. Se ha comprobado que las madres que amamantan tienen niveles más bajos de estos tipos de colesterol, lo que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Por último, la lactancia materna puede ayudar a reducir la presión arterial. El acto de amamantar libera oxitocina, una hormona que provoca la contracción de los vasos sanguíneos y, por lo tanto, reduce la presión arterial. Además, se ha demostrado que las mujeres que amamantan tienen niveles más bajos de cortisol, la hormona del estrés, lo que contribuye a reducir la presión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Factores de riesgo que pueden afectar la lactancia materna

Aunque la lactancia materna tiene muchos beneficios para la salud cardiovascular de la madre, es importante tener en cuenta que hay factores de riesgo que pueden afectar su capacidad para amamantar. Por ejemplo, el sobrepeso y la obesidad pueden dificultar la producción de leche. Del mismo modo, el tabaquismo y el consumo de alcohol pueden interferir en la producción de leche y reducir los beneficios para la salud cardiovascular. Es importante que las mujeres que quieran amamantar adopten hábitos de vida saludables para maximizar los beneficios y reducir los riesgos.

Conclusiones

En resumen, la lactancia materna no solo es beneficiosa para el bebé, sino también para la madre. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, la enfermedad coronaria y el accidente cerebrovascular. Además, ayuda a reducir la acumulación de grasa en el cuerpo, los niveles de colesterol y la presión arterial. Es importante que las mujeres que quieran amamantar adopten hábitos de vida saludables y eviten factores de riesgo como el sobrepeso, la obesidad, el tabaquismo y el consumo de alcohol. Si se hacen bien las cosas, la lactancia materna puede ser una herramienta muy valiosa para proteger a la mamá de enfermedades cardiovasculares.