lactantes.es.

lactantes.es.

Reduce el riesgo de obesidad infantil

Reduce el riesgo de obesidad infantil

Introducción

La obesidad infantil es un problema de salud que está en aumento en todo el mundo. Según la OMS, en 2019, el número de niños y adolescentes en todo el mundo con sobrepeso u obesidad aumentó de 32 millones en 1990 a 341 millones en 2016. La obesidad infantil aumenta el riesgo de enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer. La lactancia materna puede ayudar a reducir el riesgo de obesidad infantil. En este artículo, hablaremos de cómo la lactancia materna puede ayudar a prevenir la obesidad infantil.

¿Qué es la obesidad infantil?

La obesidad infantil es una condición en la cual un niño tiene un exceso de grasa corporal que puede afectar negativamente su salud. La obesidad infantil se define como un índice de masa corporal (IMC) igual o superior al percentil 95 para la edad y el sexo del niño.

Causas de la obesidad infantil

La obesidad infantil es el resultado de varios factores, entre ellos:
  • Genética: algunos niños pueden heredar una mayor predisposición a la obesidad de sus padres.
  • Estilo de vida: niños que llevan una vida sedentaria, tienen una dieta poco saludable y duermen poco son más propensos a la obesidad.
  • Factores psicológicos: algunos niños usan la comida como una forma de hacer frente a situaciones estresantes o emocionales.

¿Cómo la lactancia materna ayuda a reducir el riesgo de obesidad infantil?

La lactancia materna puede ayudar a reducir el riesgo de obesidad infantil debido a varios factores.

Menor consumo de calorías

En general, los bebés que son amamantados exclusivamente durante al menos los primeros seis meses consumen menos calorías en comparación con los bebés alimentados con fórmula. Esto se debe a que la leche materna es una fuente más saludable y menos calórica de nutrición para los bebés. La lactancia materna permite que los bebés regulen su ingesta de alimentos más fácilmente, lo que resulta en una menor ingesta de calorías y, por lo tanto, en un menor riesgo de obesidad infantil.

Mayor saciedad

La leche materna es más fácil de digerir en comparación con la fórmula. Los bebés amamantados con leche materna también están alimentados con frecuencia. Esto permite que los bebés se sientan saciados durante más tiempo, lo que significa que consumen menos calorías, reduciendo así el riesgo de obesidad infantil.

Menos consumo de alimentos sólidos

Los bebés amamantados por primera vez tienen menos probabilidades de comenzar a comer alimentos sólidos antes de los seis meses. Esto se debe a que la leche materna proporciona todos los nutrientes que el bebé necesita y es suficiente para sostenerlos. La introducción temprana de alimentos sólidos se ha relacionado con un mayor riesgo de obesidad infantil.

Beneficios para la salud a largo plazo

La lactancia materna también puede tener efectos beneficiosos a largo plazo en la salud del niño. Los niños que son amamantados tienen una menor incidencia de enfermedades crónicas, incluidas la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardíacas. Los beneficios de la lactancia materna en la prevención de la obesidad infantil se deben a una combinación de factores que incluyen la ingesta de calorías, la saciedad, el control de la alimentación sólida y los efectos beneficiosos a largo plazo en la salud del niño.

Conclusión

En conclusión, la obesidad infantil es un problema de salud pública importante que puede tener consecuencias graves a largo plazo. La lactancia materna puede ayudar a reducir el riesgo de obesidad infantil debido a factores como una menor ingesta de calorías, una mayor saciedad, la introducción tardía de alimentos sólidos y los beneficios para la salud a largo plazo. Es importante fomentar y apoyar la lactancia materna para reducir el riesgo de obesidad infantil y promover la salud a largo plazo de los niños.